Capítulo 29

A las 21:00 del sábado 26 de mayo, comenzaba una nueva gala de Eurovisión desde Bakú, capital de Azerbaiyán. A esa misma hora, comenzaba Shomer Shabbat en un locutorio reformado del noreste de Madrid. Y como tan feliz coincidencia no podía pasarse por alto, decidimos que el programa girara en torno a la música más casposa y hortera, que podéis escuchar como es tradición, aquí. 

Comenzamos con las noticias más morbosas, sórdidas y amarillistas del panorama, donde hay que destacar la del enano violador que fue detendido recientemente en Madrid, y que utilizaba una sustancia llamada “burundanga” para neutralizar a sus víctimas, o la de un japonés que decidió cocinar sus genitales y ofrecerlos en un banquete al mejor postor.  Así, al menos, tenía alguien que le comiera las pelotas…

La música ya tomó todo el protagonismo con una nueva sección llamada “Los 40 Incunables” dedicada a diseccionar y analizar las letras de algunas canciones archiconocidas. En su estreno, los temas elegidos fueron “Ayer la vi bailando por ahí” un clásico de Juan Magan y “La Gasolina”, ese esperpento de Daddy Yankee.

Como también estuvimos pendientes de Eurovisión, escuchamos en directo la actucación de Rusia, con esas simpáticas abuelas que eran las favoritas del programa, y que finalmente quedaron en segundo puesto.

Después de tanta violación auditiva, hicimos un pequeño descanso hablando de la actualidad del mundo del cine. Una mujer que será indemnizada tras sufrir un accidente como extra en el rodaje de “Transformers 3”, el remake de Robocop, el teaser de “Skyfall”, lo nuevo de James Bond, y la posible adaptación de “La conjura de los necios” fueron lo más destacado del séptimo arte.

Y el resto del programa, cómo no, pivotó entorno al Festival de Eurovisión. Hicimos una retrospectiva del mismo, con lo peor (o lo mejor, según se mire) que ha sonado en los últimos años. Desde el “Chiki Chiki”…

…Los lituanos que ya se daban como ganadores con su “We are the winners”…

… o el austriaco Alf Poier (evitemos el chiste fácil) que traía un coro… de cartón.

Y como la canción bizarra no podía faltar, en esta ocasión el elegido es John Cobra, que aunque no llegó a Eurovisión, tuvo una mítica y recordada actuación en la final para representar a España.

Si después de estos intensos 60 minutos os sangran las orejas no nos hacemos responsables. ¡Hasta el próximo shabbat!